Marta Grañó sobre ‘De cero a uno’

Marta Grañó

Investigadora en Entrepreneurship, profesora de ESADE y experta en iniciativa emprendedora

En un entorno cambiante como el actual, no sirve repetir modelos. El proceso de cambio constante nos obliga a plantearnos el futuro de otro modo. Lo único que sabemos de este es que será diferente. Por tanto, el futuro de las personas, organizaciones, instituciones y países del mundo de hoy va a necesitar una alta dosis de capacidad de innovación.

En este entorno, Peter Thiel nos da su visión del proceso de crear e innovar. Con su concepto para pasar “de 0 a 1” nos adentra en la importancia de la innovación y de la tecnología. Su reflexión sobre las distintas fórmulas de progreso es muy adecuada en la sociedad actual. El “progreso horizontal”, el que Thiel explica como la fórmula para pasar de 1 a n, permite crecer, ya que es aquel que toma algo que ya funciona para extenderlo en otros ámbitos. Sin embargo, realmente es el “progreso vertical”, la fórmula para pasar de 0 a 1, el que genera mayor valor y el que va a ser necesario.

En la actualidad seguimos necesitando nuevas tecnologías –para curar enfermedades, para mejorar procesos existentes, etc.– y sabemos que en el mundo de las start-ups vamos a vivir una nueva ola digital. No hay más que ver lo que sucede con tecnologías como la de la impresión 3D, que está revolucionando sectores como el aeroespacial; con los drones, que están revolucionando nuestra vida y entrando en muchos ámbitos; o con lo que empezamos a intuir que va a suponer el big data.

Todo ello va a revolucionar el mundo de los negocios y, con ello, se va a transformar también el mercado laboral. La mayoría de los trabajos que se desempeñan en la actualidad van a desaparecer o a transformarse. En paralelo, se necesitan nuevos perfiles profesionales, que en muchos casos no pueden cubrirse. Y así es como se confirma la importancia de la innovación.

En este contexto, ¿cómo se puede conseguir esta necesaria innovación? Sabemos que las claves para la innovación van a pasar necesariamente por los siguientes aspectos:

  • Partir de planteamientos que empiecen de cero: es necesario preguntarse el porqué de todo y cuestionarse cualquier premisa.
  • Un proceso de investigación minucioso, necesario en cualquier proceso creativo que busque aportar valor.
  • La creación de equipos plurales de personas con talento, para ofrecer una visión poliédrica alrededor de la idea.
  • Verificar con los clientes si realmente el nuevo producto o servicio les aporta valor, ya que es el gran objetivo de la innovación.

La innovación es necesaria para mejorar el futuro de nuestra sociedad. Lo podemos comprobar en ámbitos como el médico: la bioimpresión ya permite fabricar tejido hepático impreso, lo que reduce el tiempo de desarrollo de nuevos medicamentos de forma muy importante. Existe la necesidad de ser capaces de pasar de 0 a 1. Como dice Thiel, si queremos crear y capturar valor, no sirve crear un negocio indiferenciado. Es necesario conseguir nuevos productos que beneficien a un amplio grupo de personas, productos capaces de crear y capturar valor.

Marta Grañó

Investigadora en Entrepreneurship, profesora de ESADE y experta en iniciativa emprendedora

El libro

Cómo inventar el futuro

Peter Thiel

El próximo Bill Gates no construirá un sistema operativo y el siguiente Mark Zuckerberg no creará una red social. Hacer algo que ya sabemos cómo hacer lleva al mundo de 1 –algo que ya existía– a [...]

Escribe y pulsa intro para buscar