Pilar Jericó sobre ‘The Power of Minds at Work’

Pilar Jericó

Galardonada en 2015 como una de las 100 Mujeres Líderes en España, es presidenta de la consultora Be-Up, una de las expertas más reconocidas en el desarrollo del talento y el liderazgo y miembro del Comité Editorial de Manager Focus.

Este libro es una provocación intelectual; así lo define su propio autor y, en cierto modo, puede que esté en lo cierto. Albrecht no tiene rubor para criticar la estupidez de las organizaciones, dando nombres o poniendo ejemplos. Y no porque esté interesado en ella, puntualiza, sino porque es la mejor forma de explicar lo que realmente le importa: la “inteligencia corporativa”. Al igual que existen personas inteligentes, encontramos empresas que saben mover todo su capital intelectual consciente e inconsciente para lograr su misión. Sin embargo, no son tantos los casos. Las evidencias demuestran que la cultura organizativa suele ser un gran freno. Dicho fenómeno lo bautiza el autor con su propio nombre, siguiendo la archiconocida Ley de Peters: “Todo ser inteligente, una vez dentro de una organización, tenderá a la estupidez colectiva”. Y en este caso más de uno le dará la razón.

La inteligencia corporativa, al igual que otros conceptos, como el talento o el aprendizaje organizativo, se apoya en el supuesto de que lo esencial en las empresas son las personas y sus interacciones. Los hallazgos en el funcionamiento de los seres vivos realizados por la Biología o las teorías de los fractales en Física, entre otros, nos han aportado una visión más sistémica de la realidad de las empresas. Nos han ayudado a romper la tendencia clásica de la Literatura por la que se ensalza al individuo por encima de los grupos a los que pertenece y que, hoy por hoy, casi no ha llegado a las organizaciones. Apenas existen políticas retributivas colectivas, coaching o desarrollo grupal, por citar algunos ejemplos. Albrecht es consciente de ello. Por este motivo y para desarrollar la inteligencia corporativa, propone siete características muy relacionadas con la gestión colectiva: visión estratégica, destino compartido, apetito de cambio, corazón, alineamiento y congruencia, gestión del conocimiento y liderazgo con sentido.

De su propuesta se desprende otro objetivo más: sensibilizar a las empresas sobre la importancia intelectual de sus profesionales y sobre el impacto de las emociones y la motivación para llevar a cabo los objetivos empresariales. Este último punto es quizá otro de los diferenciales de su libro. Resulta habitual leer textos de estrategia en los que no se indaga en las necesidades reales que mueven a los mismos trabajadores y que sin duda condicionan la implantación de medidas para satisfacerlas. Como dice el autor, mientras que la visión queda en la cabeza, el destino común (o la misión) lo hace en el corazón.

En definitiva, Albrecht analiza uno de los pilares de las empresas, la inteligencia corporativa, con un lenguaje sencillo y coloquial. Provoca con sus palabras, con su estudio sobre la estupidez colectiva y con los ejemplos empresariales seleccionados, al más puro estilo Tom Peters. Por una parte, quiere “dar voz a la frustación de muchas personas que trabajan en las organizaciones” y que no pueden aplicar su talento porque el entorno se lo impide. Por otra parte, desea ofrecer las claves sobre cómo se debe desarrollar la inteligencia corporativa que tan buenos resultados ha supuesto para determinadas empresas. Esta obra resulta, por tanto, muy recomendable para saber cómo hay que aprovechar el potencial de las organizaciones y para pasar un buen rato reconociendo en nuestro entorno algunos casos de estupidez organizativa.

Pilar Jericó

Galardonada en 2015 como una de las 100 Mujeres Líderes en España, es presidenta de la consultora Be-Up, una de las expertas más reconocidas en el desarrollo del talento y el liderazgo y miembro [...]

El libro

Escribe y pulsa intro para buscar